Cómo la tecnología puede darle voz a la mirada de una persona

10 de febrero.2020

Las aplicaciones de la tecnología de seguimiento ocular en el sector sanitario son infinitas

En los próximos años, la tecnología ‘eye tracking’ va a ser un agente fundamental, diría incluso necesario, en la forma en la que los humanos estaremos conectados con el mundo. De hecho, en muchas facetas ya es una realidad. Actualmente interactuaremos con ordenadores, tablets, smartphones o televisiones inteligentes a través la voz, mediante gestos e incluso en algunos casos, con la mirada. De hecho, tal y como apuntan varios estudios internacionales, el mercado de la comunicación alternativa se espera que alcance los 442 millones de euros en 2025. Y si nos fijamos en todo lo referente a la tecnología se seguimiento ocular, se espera un crecientito de un 27,4% anual en el mercado global de eye-tracking.

En el sector salud, el estudio de enfermedades, la rehabilitación, y la ayuda a mejorar la calidad de vida en pacientes con discapacidades motrices fueron algunas de las principales disciplinas en las que empezó a usar la tecnología eye-tracking. De hecho, esta es la razón por la que nació Irisbond. Identificamos una aplicación muy natural como es dar voz a personas que no la tienen, ayudando a personas con discapacidad a interactuar con una pantalla de ordenador y abrirle así una ventana al mundo.

Este año se ha tenido lugar un acontecimiento de gran magnitud que va a cambiar la calidad de vida de muchas personas en nuestro país. El Boletín Oficial del Estado del 27 de abril de 2019 recogió la ampliación de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, donde se anunció la subvención total de los lectores oculares a partir de enero de 2020. Así, las Consejerías de Sanidad han estado trabajando y formando a los profesionales sanitarios a contrarreloj para ofrecer tecnología de apoyo para la comunicación bajo prescripción médica a aquellos pacientes con trastornos neuromotores graves, con afectación severa de ambos miembros superiores e imposibilidad de comunicación oral o escrita; fundamentalmente pacientes con ELA, trombosis de la arteria basilar, parálisis cerebral infantil, traumatismo craneoencefálico y mielinolisis pontina. Con esta novedosa técnica comunicativa dentro de la cartera de Sanidad, España pasará a formar parte de la lista de países europeos donde estas soluciones de comunicación alternativa y aumentativa son financiadas 100% por el Estado.

Dentro de los dispositivos con más futuro, los lectores oculares son una herramienta tremendamente importante en este campo, ya que permiten al paciente controlar cualquier dispositivo con la mirada. Combinado con programas accesibles para la comunicación, el paciente puede expresarse de manera autónoma con su entorno ya que, entre otras funcionalidades, puede hablar a través de teclados virtuales y voz sintetizada, navegar por Internet, utilizar sus redes sociales o incluso aprender a leer y escribir. Sin duda, la calidad de vida y autoestima de la persona mejorarán de forma notable.

Las soluciones de comunicación alternativa y aumentativa como los lectores oculares son clave para la libertad, la autonomía y la inclusividad

Llevar una vida social más plena pese a las limitaciones de la afección, e incluso la escolarización de los niños sin necesidad de recurrir a centros escolares especiales es posible. El servicio continuo y la formación de los profesionales médicos que prescriban la tecnología es clave, ya que las necesidades y habilidades comunicativas difieren de una persona afectada por ELA a una con parálisis cerebral, por poner un ejemplo.

De igual manera, dentro del ámbito hospitalario, la utilidad la tecnología de eye-tracking se extiende también a pacientes con otras afecciones como pueden ser tetraplejias o incluso en pacientes que al despertar en servicios de cuidados intensivos no tienen capacidad de comunicarse con el profesional médico.

La importancia de la colaboración con servicios de neurología y unidades de ELA

Es importante un trabajo en estrecha colaboración con servicios de neurología y unidades de ELA de las Comunidades Autónomas, junto a las Asociaciones de ELA y centros de referencia estatales, para poder impulsar desde el principio el derecho a la comunicación de cualquier persona. Se consigue no sólo a través de la dotación de equipos, sino también en el acompañamiento continuo de los profesionales médicos de cara a ofrecer un mejor servicio a los pacientes necesitados de un sistema de comunicación alternativa. El objetivo final debe centrarse en la personas, en la mejora de la atención al paciente para la rápida atención, facilitando el trabajo al profesional médico y en una adaptación de sus necesidades con la última tecnología.

Sin duda, las aplicaciones de la tecnología de seguimiento ocular en el sector sanitario son infinitas. Por ejemplo, acceder a diferentes funcionalidades durante la conducción de un vehículo; detectar los movimientos oculares de los clientes de una tienda para comprender qué atrae su mirada o elegir en nuestra Smart tv qué serie queremos ver sin necesidad de tocar el mando. Este es un desafío que nos reta a superarnos, a inventar productos globales, diferentes e innovadores que hagan más fácil nuestra relación con lo que nos rodea. Hablamos de tecnología con propósito y ésta tiene impacto social a muchos niveles.